Páginas

8.03.2015

Arriesga

¿Qué sabían de ella?

Siempre hablaban, para bien o para mal, de su personalidad. Nada ni nadie la derribaba y si un día se permitía estar triste, era sólo para tomar fuerzas y saltar más alto al día siguiente. No sabían cómo bajarla, no sabían cómo "hacerla cambiar", no sabían cómo llamar su atención, no sabían cómo era realmente.

Ella hacía todo lo que los demás no se animaban o creían "errado". Para ella nada era imposible de lograr y de cada vivencia se podía aprender, tanto lo bueno como lo malo.
¿Por qué era así?
Por su historia, por su fortaleza y por sus motivaciones. Pero cómo olvidar aquella frase que se convirtió en su mantra: "El que no arriesga, no gana ni aprende". Y así se manejaba en la vida, dando todo, apostando todo...
Cuando se ponía una meta, iba hacia allá sin dudarlo, mostrando su terquedad y obstinación. "¿Para qué lo vas a hacer?", "no hagas nada", "mejor callate", eran algunas de las frases que escuchaba a diario. En el estudio, en el trabajo, en la calle o con sus parejas, siempre arriesgaba, siempre se ponía 'al borde del abismo'. ¿Y si alguien le atraía? Allá iba con sus encantos. Enamoraba por su manera de ser, y esa era su arma secreta. No tuvo amores fáciles ni duraderos, pero al menos está segura que siempre fueron verdaderos.

Y algún día, después de tanto arriesgar, va a llegar esa alma que se anime a lo mismo, sin temores y venciendo los obstáculos.

..........
¡Hasta la próxima!
Marian-

2 comentarios:

Adi dijo...

Qué lindo y realmente hay pura verdad.<3

Vegetarian CourtesyCheesePapas

Marianela Fernández Armesto dijo...

¡Muchas gracias por leer! :)